Como organización de Derechos Humanos, el CLADH tuvo la iniciativa de estar presente y en contacto  directo con mujeres privadas de su libertad. A dichas mujeres se les brindó y se brinda actualmente asesoramiento jurídico gratuito en lo que es atinente a sus derechos humanos durante la ejecución de la pena. Por otra parte, también se complementan dichos asesoramientos con  charlas de formación ética y ciudadana que fortalecen a las mujeres en tal aspecto.

 

Asesoramiento:

El asesoramiento que presta el CLADH a las mujeres privadas de libertad es un asesoramiento que vela por el cumplimiento de los derechos básicos que tienen las reclusas dentro del establecimiento penitenciario, sobre todo para conseguir beneficios que la ley les otorga y que por falta de asesoramiento no los conocen o no tienen medios o posibilidad de pedirlos al juez de ejecución. Es un abastecimiento de información, que les permite a las mujeres consultar con sus abogados y en caso de no tenerlos, la posibilidad de actuar por ellas mismas.

“Comenzar a ir al RAM fue una experiencia muy enriquecedora. El contacto con personas privadas de libertad y en un estado de mayor vulnerabilidad nos dio la posibilidad de poder aportar  nuestro tiempo en ayudarlas en lo que fuera posible” (Rocío -edad?-, estudiante avanzada de Derechos y Voluntaria  CLADH, visita semanalmente a las internas)

El trabajo que desarrolla el CLADH en el RAM es de mucha importancia en atención estado de vulnerabilidad que presentan las personas privadas de libertad, generada por diversas circunstancias. Al respecto, se identifica la falta de conocimiento de los beneficios a los que pueden acceder, y cuando por algún motivo los conocen, no tienen los medios suficientes para alcanzarlos.

La vulnerabilidad se hace extensiva a los hijos menores de las mujeres debido a la dificultad que muchas de ellas tienen para pedir el beneficio de la prisión domiciliaria. Recordemos que la ley de ejecución penal de la República Argentina dispone la posibilidad de la prisión domiciliaria para aquellas mujeres que se encuentren con hijos menores a 5 años. Este beneficio resulta especialmente relevante e importante ya que los menores que necesitan estar necesariamente con sus madres comparten, en muchos casos, con ellas, la situación de encierro, lo cual, los hace tener un evidente retraso psicológico por la falta de motivación que supone este tipo de lugares, pero sobre todo y entre otras tantas cosas los hace compartir la misma pena de la madre, lo cual es inconcebible.

Charlas:

El enfoque previsto de las charlas era reivindicar la figura que ellas tienen del Estado como ente represor y ayudarlas a ver en el Estado una herramienta para poder cumplir con sus fines personales -a través de la exigencia del cumplimiento de sus derechos- que las realice como personas. A su vez ayudarlas a llegar a la conclusión de que como contrapartida de sus derechos debían cumplir con las obligaciones propias de un ser que vive en sociedad.

Es difícil hablar de ética y ciudadanía sin herir susceptibilidades. Son personas que saben cómo debería ser un ciudadano ideal, el problema es que no logran hacerlo propio ni verse realizadas como personas en ese cumplimiento. La actividad es un desafío pero hemos obtenidos buenos frutos. 

“La intención de ayudar a las mujeres a profundizar en la formación ética y ciudadana es muy alentadora. Es evidente que esas personas por muchos motivos han desconocido principios de la convivencia social. Dicho desconocimiento pudo haber sido la razón que las llevó a tomar malas decisiones en el pasado, pero creo firmemente que esto se puede modificar.” (Gaspar N. Gómez-edad-, estudiante avanzado de Derecho y Voluntario CLADH que también visita y coopera asiduamente con el RAM)

275 Comentarios

Contesta

©2022 CLADH Centro Latinoamericano de Derechos Humanos

CONTACTANOS

Envíanos tu mensaje, lo responderemos a la brevedad...

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?